UN HOTEL DE 45 ESTRELLAS

INOUT HOSTEL, primer servicio de hostelería de Europa donde el 99% de su plantilla está formada por trabajadores con discapacidad, corre el riego de cerrar por falta de tesorería.


INOUT HOSTEL es un centro especial de trabajo de hostelería y restauración abierto el año 2004 por Icària Iniciatives Socials, entidad sin ánimo de lucro. El encanto de este albergue reside en sus entrañables trabajadores y en el entorno, así como en su atípica decoración, lo que le ha convertido en el primer complejo turístico europeo de estas características. De los 45 trabajadores contratados, 44 tienen discapacidad, mayoritariamente intelectual, y realizan tareas en recepción, restaurante, limpieza y jardinería. El entorno está formado por tres edificios situados en cinco hectáreas de jardín y bosque dentro del parque natural de Collserola, Barcelona. El complejo dispone de alojamiento para casi 200 personas en habitaciones compartidas de 4, 6 y 10 camas, salas polivalentes, piscina, pista polideportiva, espacio para juegos infantiles, biblioteca, ordenadores, parking y wifi gratuitos, así como un restaurante con ventanales al parque de Collserola y espaciosas terrazas. “Hay mucha paz en este lugar. Llevo viajando por muchas capitales europeas y ya estaba cansado de la gente. Esto es como un oasis en medio del desierto”, asegura Agustín, turista argentino. Todo el material del albergue es reciclado (proviene de otros hoteles o de particulares) y son los propios trabajadores quienes se encargan de la decoración. Asimismo, las instalaciones y los colores no están puestos al azar sino que son para que el personal se oriente mejor. Algunos familiares trabajan como voluntarios en INOUT en tareas de restaurante, jardinería o mantenimiento.

Los objetivos de INOUT HOSTEL son los de ofrecer el mejor servicio y generar un nivel de recursos suficientes para obtener beneficios, obteniendo puntuaciones de satisfacción al cliente por encima del 80%. Webs como Hostelword, Booking, Hostel Bookers o Hosteling International, les dan un 8.2 sobre 10 (cuatro estrellas). Los usuarios destacan la limpieza y el buen trato del personal. Asimismo, INOUT HOSTEL tiene el Certificado de Excelencia de Trip Advisor y este año ha recibido el premio Hoscar Award, que reconoce la calidad de los mejores hostales a escala mundial. Otro de los retos de INOUT HOSTEL, ya logrado, es el de que el cliente no se de cuenta de la discapacidad de todos los trabajadores. “Estamos muy contentos de estar aquí. No me había dado cuenta de que todo el personal es discapacitado. Ahora que lo sé… no hay ningún problema. Es algo grande. No hay ninguna diferencia. La gente es muy simpática”, explican Rafael y Enmanuel, turistas franceses.

Actualmente, debido a la crisis y a los recortes, INOUT HOSTEL corre el riego de cerrar por falta de liquidez. El 09 de junio se abrió un crowdfunding (financiación colectiva) para recaudar los 130.000 euros que le hace falta para llegar a diciembre sin suspender pagos. Han conseguido algo más de 70.000 euros, lo que les permite llegar hasta septiembre. Según explica Mª José, fundadora de Icària Iniciatives Socials, entidad a la que INOUT pertenece, “Desde el 2010 todos los ingresos han bajado. Tras cuatro años de pérdidas, éste 2014 el albergue estará en números positivos pero falta tesorería para seguir pagando a los empleados hasta final de año. En el 2015 la situación se estabilizaría de manera importante”. INOUT tiene 3 tipos de ingresos: subvenciones públicas, donaciones de empresas y facturación propia. Mónica, camarera de mañanas desde hace 10 años, es sorda desde los 18 pero habla perfectamente porque tiene memoria auditiva. Estudió Historia del Arte, aunque hubiera querido estudiar Bellas Artes. Trabajaba en la sala de exposiciones de Caixa Fórum Tarragona pero el trabajo no le llenaba y se marchó a Barcelona. FUNDOSA (Bolsa de Trabajo para Discapacitados) la envió a INOUT. Estuvo a punto de rechazar el trabajo porque no tenía nada que ver con sus estudios pero conoció a sus compañeros discapacitados y se convirtieron en su familia. Mónica reconoce que “sería una pena que tuvieran que cerrar el albergue porque los discapacitados psíquicos no tendrían otras oportunidades. ¿Quién iba a contratar a una mujer de 30 o 40 años con Síndrome de Down? Si esto cierra sería imposible recolocarlos. El trabajo que se hace aquí con los chicos es fascinante. Son perfectamente capaces de trabajar y se organizan muy bien entre ellos. A nivel personal, el aporte es fascinante”. Algunos trabajadores, como Ivana, discapacitada intelectual que trabaja de camarera en el servicio tarde-noche, guardan su optimismo al respecto: “Me daría mucha pena que esto se cerrara. ¡Con lo bien que estamos aquí! No vamos a ir al paro porque esto va a ir para adelante”

Los trabajadores discapacitados físicos de INOUT HOSTEL están más preocupados por sus compañeros discapacitados intelectuales que por ellos mismos llegado el caso que el albergue tuviera que cerrar. Busian, de origen bereber, casado con 4 hijos, trabaja desde hace 6 años en el turno de noche realizando tareas múltiples como camarero, vigilante y limpieza. Tiene una discapacidad reconocida a raíz de un asma alérgica severa que desarrolló a los productos químicos de la fábrica textil en la que estuvo trabajando durante 25 años. FUNDOSA le envió a INAOUT. “Es fabuloso trabajar aquí”, declara Busian. “Me ven entrar y ya me están abrazando. Los niños me quieren mucho, lo único es que hay que tener mucha paciencia. Me daría mucha pena que INAOUT tuviera que cerrar… por los chicos. A ellos hay que darles muchas facilidades. En casa el mundo se les hundiría encima. Para ellos es como estar de colonias, se encuentran entre amigos y les da vida. Si estuvieran en casa decaerían”. Algunos empleados discapacitados intelectuales se quedan como clientes en INOUT HOSTEL cuando tienen vacaciones. Aunque, “estoy mejor trabajando aquí que de vacaciones”, afirma Sergio.

Estos 44 empleados discapacitados son un ejemplo para la sociedad por el valor y coraje que demuestran. Alex, camarero de noche, nació con una malformación en la mano. Estudió Energías Renovables pero nunca se ha dedicado a ello. Trabajó en la Fundación CARES con chicos con discapacidad intelectual a su cargo. Pero, tenía un amigo trabajando en INAOUT y decidió cambiar de trabajo por el entorno. “La gente es genial. El entorno me encanta. Trabajar aquí lo cura todo. Mi deficiencia física nunca me ha limitado, al revés: siempre he mirado hacia adelante y he buscado nuevas salidas. Tengo muchas ideas que quiero llevar a la práctica. Me encanta la escalada y, a pesar de que fue duro, ahora estoy federado. Pienso que la discapacidad que pueda tener cualquier persona es más psíquica que física. Con fuerza de voluntad, todo se puede superar. Si quieres tirar para adelante, simplemente lo haces”. Abderrahim lleva 9 años trabajando como camarero de mañanas en INOUT. A raíz de un accidente le falta medio brazo. “La gente no se valora hasta que les pasa esto (discapacidad). Todos somos iguales: no nos falta ni las fuerzas ni las ganas para desarrollar cualquier tarea. Es difícil trabajar con Síndromes de Down pero es admirable darles esta oportunidad. Es complicado enseñarles, a veces pierdes los nervios… A pesar de todo, no lo cambiaría por ningún otro trabajo”.

El trabajo que se realizan estos discapacitados en INOUT HOSTEL es fundamental para ellos pues les ayuda a sentirse útiles. Nacho y Laia son Síndrome de Down y pareja desde hace 8 años. Nacho lleva trabajando 10 años en el albergue. Anteriormente, participó en la serie catalana de TV3 Secrets de Família. Y, Laia, su novia, lleva 6 años limpiando en el albergue: “me enamoré de él a los 11 años cuando le vi “Secrets de Família”. “Somos un equipo, una familia. Si cerraran sería una pena, iría a la cola del paro y ¿quién me daría trabajo a mí?”, declara Nacho. Asimismo, Mireia, discapacitada intelectual (síndrome de Williams) que trabaja en limpieza desde hace 10 años en el albergue afirma que “Es precioso trabajar aquí porque estoy de cara a los clientes. El trabajo para mí es fundamental puesto que me ayuda a crecer como persona. Siento una tristeza muy grande por lo que está pasando. Si cierran el albergue mi vida sería un aburrimiento. No podría estar en casa. Aquí todos estamos como en familia. El trabajo de MªJosé y todo el equipo es muy bonito”. INOUT HOSTEL es, en definitiva, la forma que tienen los discapacitados intelectuales de relacionarse con el mundo.

Texto:

Eva Rubio

Fotografía:

Michel Martinez B.